Histórico
 09/06/2013 a 15/06/2013
 06/07/2008 a 12/07/2008
 04/12/2005 a 10/12/2005
 27/11/2005 a 03/12/2005
 20/11/2005 a 26/11/2005


Categorias
Todas as mensagens
 Link


Votação
 Dê uma nota para meu blog


Outros sites
 EN MUJER GORDA
 GLOBAL VOICES
 O biscoito fino e a massa
 Foixblog
 Diario de Trabajo
 No Mínimo
 Filosofitis
 Megeras Magérrimas
 rtfm - BERNARDO CARVALHO
 RIZOMAS
 DW-world.de
 TUPINIQUIN
 Hernan Casciari
 Africa Unchained
 Steven's Cuba Blog
 Harold Bloom
 Contra la tortura
 Bárbara Gancia
 Fernando Rodrigues
 linkillo
 Hernan Casciari - JuanDamasoVidente


Memoriações
 

Del blog de Fernando Rodrigues

http://uolpolitica.blog.uol.com.br/separadosnonascimento/

Marty Feldman e Néstor Kirchner
Separados no nascimento





Barbara Gancia (http://www2.uol.com.br/barbaragancia/) mandou a sugestão sobre a semelhança entre o ator inglês e o presidente argentino.
Na mosca.
Veja a galeria completa em http://uolpolitica.blog.uol.com.br/separadosnonascimento/. E mande idéias. Se houver fotos disponíveis, vai para direto para a blogosfera.



Escrito por Memo às 10h45
[] [envie esta mensagem]






En un día como el de ayer, en el país de N. se prepara el imperio.
Desde ayer, el presidente gobierna más tranquilo: todo se decide en un despacho. El de él.


Escrito por Memo às 09h15
[] [envie esta mensagem]









Un día como hoy de 1804. En la Catedral de Notre-Dame de Paris se coronaba a sí mismo emperador Napoleón Bonaparte y, a continuación, hacía emperatriz a Josefina, como lo plasmó Jacques-Louis David.

Escrito por Memo às 09h01
[] [envie esta mensagem]



Des poèmes en espagnol ( Le sens du combat) Michel Houellebecq

Ultimo bastión contra el liberalismo (Dernier rempart contre le libéralisme) (Le sens du combat, II)

Rechazamos la ideología liberal porque es incapaz de darle un sentido, una vía, a la reconciliación del individuo con su semejante en una comunidad que podríamos calificar de humana, Y, por otra parte, el fin que ésta se propone es incluso totalmente diferente.
Rechazamos la ideología liberal en nombre de la encíclica de León XIII sobre la misión social del Evangelio y con el mismo espíritu conque los antiguos profetas impetraban la ruina y la maldición sobre la cabeza de Jerusalén, Y Jerusalén cayó, y no tardó menos de cuatro mil años en volver a levantarse.
Es indiscutible y está comprobado que todo proyecto humano se evalúa cada vez en función de meros criterios económicos.
De criterios absolutamente numéricos, Memorizables en archivos informáticos.
Esto no es aceptable y debemos luchar por que la economía sea puesta bajo tutela y por que se la someta a ciertos criterios que me atreveré a llamar éticos,br> Y cuando echan a tres mil personas y oigo charlatanear sobre el costo social de la operación Me entran ganas furiosas de estrangular a una media docena de auditores,
Lo que sería una excelente operación, Un limpieza absolutamente benéfica, Una operación prácticamente higiénica.
Tened confianza en la iniciativa individual, eso es lo que repiten por todas partes, lo que van repitiendo por todas partes, como esos viejos despertadores a cuerda cuya campanilleo uniforme bastaba por lo general para hundirnos en un insomnio extenuante y definitivo,
No tengo para esto más que una respuesta, y esta respuesta surge de una experiencia al mismo tiempo desconsoladora y repetitiva, Es que el individuo, quiero decir el individuo humano, es por regla general un animalito a la vez cruel y miserable,
Y que sería muy en vano tenerle confianza a menos que sea acorralado, encerrado y mantenido entre los principios rigurosos de una moral inatacable, Lo que no es el caso.
En una ideología liberal, se entiende.
Traducción de Carlos Cámara y Miguel Frontán
Tenemos que desarrollar…
(Nous devons développer …) (Le sens du combat) Tenemos que desarrollar una actitud de no resistencia al mundo;
Lo negativo es negativo, Lo positivo es positivo, Las cosas son.
Aparecen, se transforman, Y luego simplemente dejan de existir; El mundo exterior, en cierto modo, es algo dado. El ser de percepción se parece a un alga, Una cosa repugnante y muy blanda, Intrínsecamente femenina Y es eso lo que tenemos que alcanzar Si queremos hablar del mundo Simplemente, hablar del mundo.
No tenemos que parecernos a quien intenta someter el mundo a sus deseos, A sus creencias Nos está permitido, sin embargo, tener deseos, Y hasta creencias En cantidad limitada.
Después de todo, formamos parte del fenómeno, Y somos, por ende, eminentemente respetables, Como lagartos.
Como lagartos, nos calentamos al sol del fenómeno Esperando la noche Pero no lucharemos, No debemos luchar, Estamos en la posición eterna del vencido.
Traducción de Carlos Cámara y Miguel Frontán
La memoria del mar (La mémoire de la mer) (Le sens du combat)
Una luz azul se instala sobre la ciudad,
Ya es hora de apostar; El tránsito decae. Todo se detiene. La ciudad está tan calma. En una niebla de plomo, con el miedo en el fondo de los ojos, Caminamos hacia la ciudad, Cruzamos la ciudad. Cerca de los coches blindados, el grupo de mendigos, Como un charco de sombra Se desliza retorciéndose en medio de los escombros Tu hermano está entre los mendigos Está entre los errantes No olvido a tu hermano, No olvido el juego. Compramos arroz en galerías cubiertas, Rodeados por el odio La noche es incierta, La noche es casi roja A través de los años, en lo hondo de mí mismo, se mueve, La memoria del mar.
Traducción de Carlos Cámara y Miguel Frontán

Los inmateriales (Les immatériaux) (La poursuite du bonheur)
La presencia sutil, intersticial de Dios Ha desaparecido.
Flotamos, ahora, en un espacio desierto Y nuestros cuerpos están al desnudo.br> Flotando, en la frialdad de un aparcamiento de suburbio Delante del centro comercial Orientamos nuestros pechos con movimientos ágiles Hacia las parejas del sábado por la mañana Cargados de niños, cargados de esfuerzos, Y los niños se disputan aullando imágenes de Goldorak.
Traducción de Carlos Cámara y Miguel Frontán

Hay momentos en la vida…
(Il est des moments dans la vie…) (La poursuite du bonheur)
Hay momentos en la vida en los que casi tenemos la impresión de oír el irónico crujir del tiempo desenvolviéndose, Y la muerte gana puntos sobre nosotros. Nos aburrimos un poco, y aceptamos apartarnos provisoriamente de lo esencial para dedicar algunos minutos a la realización de una tarea tediosa y sin alegría pero que creíamos rápida, Y luego nos damos vuelta, y nos apercibimos con desaliento de que otras dos horas se han perdido en el vacío, El tiempo no tiene piedad de nosotros. Al final de ciertos días tenemos la impresión de haber vivido un cuarto de hora y naturalmente nos ponemos a pensar en nuestra edad,br> Entonces tratamos de imaginar un ardid una especie de jugada de póker que nos haga ganar seis meses y una vez más el mejor medio es llenar una página,
Ya que salvo en ciertos momentos históricos precisos y para ciertos individuos cuyos nombres figuran en nuestros libros,
El mejor medio de ganarle la partida al tiempo sigue siendo renunciar en alguna medida a vivir en él.
El lugar en que nuestros gestos se desarrollan y se inscriben armoniosamente en el espacio y suscitan su propia cronología, El lugar en que todos nuestros seres dispersos marchan de frente y en que todo desfase está abolido,
El lugar mágico del absoluto y de la trascendencia Donde la palabra es canto, donde el paso es danza No existe en la tierra, Pero vamos hacia él.
Traducción de Carlos Cámara y Miguel Frontán


Escrito por Memo às 20h04
[] [envie esta mensagem]




Franz Kafka
El silencio de las sirenas


Existen métodos insuficientes, casi pueriles, que también pueden servir para la salvación. He aquí la prueba:
Para guardarse del canto de las sirenas, Ulises tapó sus oídos con cera y se hizo encadenar al mástil de la nave. Aunque todo el mundo sabía que este recurso era ineficaz, muchos navegantes podían haber hecho lo mismo, excepto aquellos que eran atraídos por las sirenas ya desde lejos. El canto de las sirenas lo traspasaba todo, la pasión de los seducidos habría hecho saltar prisiones mas fuertes que mástiles y cadenas. Ulises no pensó en eso, si bién quizá alguna vez, algo había llegado a sus oídos. Se confió por completo en aquel puñado de cera y en el manojo de cadenas. Contento con sus pequeñas estratagemas, navegó en pos de las sirenas con inocente alegría.
Sin embargo, las sirenas poseen un arma mucho más terrible que el canto: su silencio. No sucedió en realidad, pero es probable que alguien se hubiera salvado alguna vez de sus cantos, aunque nunca de su silencio. Ningún sentimiento terreno puede equipararse a la vanidad de haberlas vencido mediante las propias fuerzas.
En efecto, las terribles seductoras no cantaron cuando pasó Ulises; tal vez porque creyeron que a aquel enemigo sólo podía herirlo el silencio, tal vez porque el espectáculo de felicidad en el rostro de Ulises, quien sólo pensaba en ceras y cadenas les hizo olvidar toda canción.
Ulises, (para expresarlo de alguna manera) no oyó el silencio. Estaba convencido de que ellas cantaban y que sólo él se hallaba a salvo. Fugazmente, vió primero las curvas de sus cuellos, la respiración profunda, los ojos llenos de lágrimas, los labios entreabiertos. Creía que todo era parte de la melodía que fluía sorda en torno de él. El espectáculo comenzó a desvanecerse pronto; las sirenas se esfumaron de su horizonte personal, y precisamente cuando se hallaba más próximo, ya no supo mas acerca de ellas.
Y ellas, más hermosas que nunca, se estiraban, se contoneaban. Desplegaban sus húmedas cabelleras al viento, abrían sus garras acariciando la roca. Ya no pretendían seducir, tan sólo querían atrapar por un momento más el fulgor de los grandes ojos de Ulises.
Si las sirenas hubieran tenido conciencia, habrían desaparecido aquel día. Pero ellas permanecieron y Ulises escapó.
La tradición añade un comentario a la historia. Se dice que Ulises era tan astuto, tan ladino, que incluso los dioses del destino eran incapaces de penetrar en su fuero interno. Por más que esto sea inconcebible para la mente humana, tal vez Ulises supo del silencio de las sirenas y tan sólo representó tamaña farsa para ellas y para los dioses, en cierta manera a modo de escudo.



Escrito por Memo às 17h11
[] [envie esta mensagem]



Fontes de teoria da literatura

http://andromeda.rutgers.edu/~jlynch/Lit/theory.html

Classificação:



Categoria: Link
Escrito por Memo às 09h55
[] [envie esta mensagem]



Literatura comparada e teoria

http://ccat.sas.upenn.edu/Complit/Eclat/

Classificação:

En Inglés. "Essencial" A conferir



Categoria: Link
Escrito por Memo às 09h50
[] [envie esta mensagem]



DERRIDA

http://personales.ciudad.com.ar/Derrida/

Classificação:

Todo sobre Derrida, en castellano. Y con links importantes.



Categoria: Link
Escrito por Memo às 09h23
[] [envie esta mensagem]



Lloraron sus invidias una a una
Con las proprias naciones las extrañas;
Su tumba son de Flandes las campañas,
Y su epitafio la sangrienta luna.

Quevedo
........................................
A UN VIEJO POETA
Borges

CAMINAS POR EL campo de Castilla
Y casi no lo ves. Un intricado
Versículo de Juan es tu cuidado
Y apenas reparaste en la amarilla

Puesta del sol. La vaga luz delira
Y en el confín del Este se dilata
Esa luna de escarnio y de escarlata
Que es acaso el espejo de la Ira.

Alzas los ojos y la miras. Una
Memoria de algo que fue tuyo empieza
Y se apaga. La pálida cabeza

Bajas y sigues caminando triste,
Sin recordar el verso que escribiste:
Y su epitafio la sangrienta luna.

De El Hacedor


Escrito por Memo às 13h44
[] [envie esta mensagem]





Mi báculo, más corvo y menos fuerte"

Francisco de Quevedo

.............................

Lento en mi sombra, la penumbra hueca
Exploro con el báculo indeciso,
Yo, que me figuraba el Paraíso
Bajo la especie de una biblioteca.

De El poema de los dones, de Borges

Escrito por Memo às 13h41
[] [envie esta mensagem]



POEMA DE LOS DONES,
Jorge Luis Borges

A Maria Esther Vázquez
NADIE REBAJE A lágrima o reproche
Esta declaración de la maestría
De Dios, que con magnífica ironía
Me dio a la vez los libros y la noche.

De esta ciudad de libros hizo dueños
A unos ojos sin luz, que sólo pueden
Leer en las bibliotecas de los sueños
Los insensatos párrafos que ceden

Las albas a su afán. En vano el día
Les prodiga sus libros infinitos,
Arduos como los arduos manuscritos
Que perecieron en Alejandría.

De hambre y de sed (narra una historia griega)
Muere un rey entre fuentes y jardines;
Yo fatigo sin rumbo los confines
De esa alta y honda biblioteca ciega.

Enciclopedias, atlas, el Oriente
Y el Occidente, siglos, dinastías,
Símbolos, cosmos y cosmogonías
Brindan los muros, pero inútilmente.

Lento en mi sombra, la penumbra hueca
Exploro con el báculo indeciso,
Yo, que me figuraba el Paraíso
Bajo la especie de una biblioteca.

Algo, que ciertamente no se nombra
Con la palabra azar, rige estas cosas;
Otro ya recibió en otras borrosas
Tardes los muchos libros y la sombra.

Al errar por las lentas galerías
Suelo sentir con vago horror sagrado
Que soy el otro, el muerto, que habrá dado
Los mismos pasos en los mismos días.

¿Cuál de los dos escribe este poema
De un yo plural y de una sola sombra?
¿Qué importa la palabra que me nombra
si es indiviso y uno el anatema?

Groussac o Borges, miro este querido
Mundo que se deforma y que se apaga
En una pálida ceniza vaga
Que se parece al sueño y al olvido.


Escrito por Memo às 13h17
[] [envie esta mensagem]



En ROSARIO, Argentina, Un centenar de autos y motos antiguos en caravana por el sida

Los cien autos lucieron en el parabrisas la cinta roja que simboliza la lucha contra el sida.



Imagen: Alfredo Celoria




La titular de Ofes, Gladys González, se quejó del municipio por la falta de apoyo en la organización de la actividad

"Hoy celebramos por la vida, más allá de que el municipio nos consiguió un escenario más pobre que un cajón de manzanas, un sonido malo y no despejó la calle con tiempo para que pudieran ubicarse los vehículos de la caravana". Las palabras pertenecen a Gladys González, la presidenta de la Organización Familiares Enfrentando al Sida (Ofes), una de las diez ONG de Rosario que trabajan contra el HIV.

Escrito por Memo às 13h09
[] [envie esta mensagem]



Literatura/estudios culturales: (des)legitimación y testimonio. Apelaciones.

Graciela Ravetti
UFMG
«...puesto que nunca he deseado sino lo imposible (...) oponiéndole un escrito ingenuo, crédulo, que, por alguna transfusión, inmediata, apela a la creencia del lector tanto como a la mía, desde este sueño, presente en mí desde siempre, sobre otra lengua, una lengua completamente cruda, un nombre también medio fluido, como la sangre, y oigo burlarse, pobre viejo, no emprendas el camino, no es mañana la víspera, no sabrás nunca, la sobreabundancia de una crecida tras cuyo paso un dique adquiere la belleza de la ruina que siempre poseerá en su propio fondo sepultado, sobre todo la crueldad, otra vez la sangre ...»
Jacques Derrida


Partiendo de la idea de que la literatura es un discurso específico dentro del universo cultural (aquel que se construye explícitamente sobre la condición figurativa del lenguaje), y si consideramos que sociedades en posición colonialista elaboran discursivamente imágenes de las culturas en posición colonizada (colonización del lenguaje y de la memoria ), como las nuestras, y se utilizam esas imágenes para afianzar relaciones hegemónicas, no veo como podemos separar en campos estancos algo como los estudios literarios fuera e independientes de los estudios culturales. Todo eso se refuerza con la constatación de que fue el tránsito sin restricciones de las naciones del llamado «primer mundo» en territorios «otros» con el objetivo de conocer para controlar las culturas locales, lo que permitió la producción de una serie de saberes compartimentalizados como literarios, históricos, arqueológicos, sociológicos y etnológicos sobre los «otros» («nosotros») . No sólo es imperativo el trabajo conjunto de la literatura/cultura a la luz de una perspectiva contra-disciplinaria «dura», sino que es tarea urgente e interminable reflexionar sobre las culturas en las cuales estamos inmersos, aguzar los oídos para escuchar nuestra/s lengua/s, teorizar nuestros procesos identificatorios, partiendo de la idea de que ese accionar sirve para evidenciar el mapa cultural de la región en la cual interactuamos, desconocido en gran parte para nosotros mismos, por lo menos en sus dimensiones simbólico/culturales. Por otro lado, (re)colocar la cuestión en una perspectiva postcolonial exige, como observa Castro Gómez, «una observación de tercer grado, en la cual no solamente se deja en evidencia la existencia de observaciones que fueron marginalizadas y condenadas al silencio, sino también de orden epistemológico que hizo posible que esas observaciones se observaran a sí mismas y se reconocieran (a contra luz) como alteridad» . En el escenario contemporáneo de la postcolonialidad latinoamericana, leemos ciertos modos de escrita autobiográfica —testimonios, autoficción, etnoficción— no como ejemplos de representación transparente de experiencias individuales sino como mediaciones complejas entre esas experiencias y proyectos culturales y sociales que envuelven, ciertamente, programas literarios.
Los ejemplos que utilizo para esta reflexión, son testimonios, sí, pero de procesos en las fronteras de los sistemas donde ocurren los contrabandos de lenguas y de visiones de mundo, de bilingüismos forzados o escogidos. Se trata de relatos autorizados como autobiográficos que dicen de la imposibilidad de la vigencia de una razón ordenadora única y constituyen, por lo tanto, un obstáculo para el avance sistemático y arrasador de los impulsos civilizatorios del Occidente modernizador. Los textos en cuestión son el de Rigoberta Menchú, de «autoría» de Elizabeth Burgos —Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia; y los Diarios que José María Arguedas incluye en su última novela El zorro de arriba y el zorro de abajo, en los cuales el autor camina/escribe en dirección al suicidio, y la escrita es, al mismo tiempo, performática, heurística y terapéutica, narrando el recorrido de un escritor, como dice Gómez Mango , que muere escribiendo, que tal vez muere de escribir, que coloca como tema esencial, como la cuestión misma de su escrita póstuma, la íntima relación de la literatura y de la muerte, hasta que, en palabras de Cornejo Polar, la muerte del narrador no conduce sólo a la desolación frente a la terrible tragedia personal de Arguedas, sino también a la interpretación de ese hecho atroz como un signo silencioso que permea desde su irreductible misterio todo el discurso que la precede y la anuncia . Busco en esos textos los momentos performáticos en los cuales la literatura es un modo de vida, en que la lucha lingüística se hace letra al mismo tempo que se narran las batallas de las culturas en contacto, las agonías en la búsqueda de la/s lengua/s. Escrita performática que, también, produce “lo real latino-americano”, organizando e imprimiendo un tipo de saber posible, coordenadas a través de las cuales se deslizan articulaciones de hechos, progresiones de historias narradas, de vidas producidas.
La estrategia de (re)construir una experiencia vivida, esgrimida como legitimación del discurso por Rigoberta, Arguedas y por la mayoría de los testimonios narrativos recrea una práctica antigua de los Estudios Culturales, si recordamos que R. Hoggart como R. Williams, escribieron textos matizados por la «experiencia en carne propia», inspirándose en Gramsci, para quien la cultura era una experiencia a través de la cual el sujeto llega a tomar conciencia de su situación histórica real actuando en consecuencia. Sin embargo, creo que, mas que de experiencia vivida, estamos lidiando con prácticas y usos, sobre todo en el caso de los testimonios narrativos de sujetos subalternos, observando, con Jesús Martín-Barbero, que «el valor de lo popular no reside en su autenticidad o en su belleza, sino en su representatividad sociocultural, en su capacidad de materializar y de expresar el modo de vivir y de pensar de las clases subalternas, las maneras como sobreviven y los estratagemas a través de los cuales filtran, reorganizan lo que proviene de la cultura hegemónica, y lo integran y funden con lo que viene de su memoria histórica». Hablar de experiencia, entonces, no es tratar de un simple registro de datos sensoriales, o de la relación puramente mental con objetos y acontecimientos, o de la adquisición de habilidades y competencias por acumulación o exposición repetida, sino de experiencia como proceso por el cual se construye la subjetividad.


Escrito por Memo às 08h44
[] [envie esta mensagem]



Afirma Mignolo que es posible advertir «una enorme tensión en los sujetos hablantes (como Guamán Poma y Pachacuti Yamki, a finales del siglo XVI y comienzos del XVII o el de Rigoberta Menchú, en el siglo XX) que tienen que verbalizar un hablar entre paisajes cognoscitivos y culturales muy diferentes entre ellos; del mismo modo como podemos imaginar enormes dificultades y malos entendidos entre los letrados colonizadores que intentaban comprender el habla de las personas que habitaban las zonas andinas y mesoamericanas mientras cuestionaban lo que podría significar `conocer´ y `comprender´» .
Rigoberta escribe, refiriéndose a la época en la cual era líder de la organización: (Yo) Viajaba por diferentes lugares... Lo más doloroso para mí era que no nos entendíamos. Ellos no podían hablar el castellano y yo no podía hablar su lengua... Esta es una barrera que han alimentado precisamente para que los indígenas no nos uniéramos, para que los indígenas no discutiéramos nuestra problemática. ... Empecé a aprender el mam, empecé a aprender el cakchiquel y el tzutuhil. Tres lenguas que me propuse aprenderlas y además tenía que aprender el castellano. No lo hablaba bien... (p. 187-188)
También Chimbote, el «escenario» de los Zorros, es una Babel postcolonial en la cual los sujetos tienen dificultades de comunicación y de comprensión mutuas, caldo de cultivo en que está generándose una lengua nueva. Si el caos lingüístico es el presente, el hablar en lenguas es la utopía de la lengua total y de la comunicación. Esa figura, el hablar en lenguas, aparece como un intertexto —una epístola de San Pablo en la cual se hace referencia al don que recibieron los apóstoles cuando predican la venida de Cristo en sus lenguas y son entendidos por los extranjeros. El fragmento de la epístola es leída, al final de la novela, en español, y recibe una réplica en inglés (que aparece en castellano en el texto). Esa imagen parece así oponerse al mito de Babel: el Pentecostés es la epifanía de la traducción; superando la confusión de Babel, el espíritu traductor del Pentecostés dice en una sola, todas las lenguas. Arguedas coloca en representación tanto ese momento en que las lenguas entran en corto circuito y, como en un revoltijo cultural, las memorias lingüísticas se deshacen y nuevos mecanismos comienzan a ser actualizados, así como a su propia auto-representación como el artífice fracasado —argumenta el propio Arguedas—, con poco del talento que ese momento de la cultura latinoamericana requería. Tenemos, entonces, representadas, observaciones de diferentes grados: las de los personajes, las del narrador, y las del autor-testigo que observa, de donde y con cuáles instrumentos teóricos.
Es fácil leer el testimonio de Rigoberta y los zorros como la contracara de gran parte de la literatura del boom latinoamericano. De Cien años de soledad, de García Márquez, en la cual se representa un lugar, Macondo, donde todo es producto de acciones individuales y nada se realiza en comunidad, donde las lenguas son las mismas para todos (no existe la diglosia, ni el plurilingüismo, ni la imposibilidad de comunicación, ni la lucha por la lengua) y donde la voz del narrador ocupa la parte mayoritaria del espacio textual, una especie de elocuente oración monológica. De Vargas Llosa/autor, a quien Arguedas se compara cuando se refiere a su propia formación: ¿Como no ha de ser diferente el hombre (Arguedas refiriéndose a sí mismo) que comenzó su educación formal y regular en un idioma que no amaba, que casi lo enfurecía, y a los catorce años, edad en que muchos niños han terminado o están por concluir esa escuela? (p. 178). Sin embargo, en el último Diario, aclara: he sido feliz con mis insuficiencias porque sentía el Perú en quechua y en castellano (p.246).
Recorridos como el de Arguedas o el de Rigoberta exigen de los críticos y teóricos un trabajo cuyos presupuestos surjan de las prácticas culturales específicas que se estudian o de otras que puedan entrar en sintonía; y, sobre todo, la capacidad de definir los problemas más urgentes para, en consecuencia, llegar a teorizaciones operatorias y productivas que se muestren adecuadas al objeto de estudio, estableciendo para eso, obligatoriamente, diálogos que hacen estallar las fronteras de las disciplinas, ya no con la perspectiva paternalista que mira la cultura popular para jerarquizarla, sino que la focaliza con el objetivo de participar de fenómenos de continua (re) estructuración cultural.
Los testimonios narrativos latinoamericanos contemporáneos pueden ser definidos como narrativas de culturas en contacto, como la representación de «momentos» en que las identificaciones de sujetos, generalmente subalternos, se producen en el choque o negociación, en los cuales las identidades se piensan como «formadas y transformadas continuamente en relación a las formas por las cuales somos representados o interpelados en los sistemas culturales que nos rodean» . Dice Appiah , estudiando las literaturas africanas postcoloniales, que el dato a tener en mente aquí no es que las ideologías, como las culturas, existan antagónicamente, sino que ellas sólo existen antagónicamente; la dominación y la resistencia son aquello para lo que sirvem. En consecuencia, esas relaciones conflictivas son el tema privilegiado de las literaturas postcoloniales y, creo, deberían serlo, también, de las teorías y críticas literarias correspondientes.


Escrito por Memo às 08h43
[] [envie esta mensagem]



Cuando pensamos en testimonios, entonces, entramos en una problemática central de las narrativas postcoloniales, el de la consideración de los sentimientos representados y expuestos no como esencias «naturales», sino como prácticas sociales organizadas por las historias en las cuales se vive, estructurados por las diversas lógicas, por las lenguas en que son sentidos y sufridos. Si en los países industrializados y con pasado colonialista (centrales, hegemónicos, ricos) la autobiografia sólo se justifica en el caso de transformaciones radicales en la vida de un individuo, que sirven de alguna forma de ejemplaridad o para aplacar la curiosidad, en los países con pasado colonial (pobres, subalternos) lo que se necesitan son modelos de identificación y recursos continuos de integralización de identidades. Es entonces que un punto pacífico referente a la teorización sobre autobiografia sufre un cambio a partir de las necesidades de la cultura en países como los nuestros: la primera persona pasa a ser pasíble de transformarse en primera persona del plural, aunque nunca totalizante, y lo que se pone más en evidencia son las articulaciones cognitivas de la comunidad o del grupo al que pertenece el sujeto que construye el yo, porque remiten a las luchas históricas y sugiere nuevos combates/negociaciones como posibles y, al mismo tempo, obligatorios.
Otra modificación en cuanto a la autobiografia tradicional occidental, es que los eventos más importantes no son sólo los sujetos a verificación pública y que, en consecuencia, garantirían los pactos de lectura y la verosimilitud de los procesos de conocimiento, referendando lo que ya llega «acabado». Al contrario, aquí adquieren especial importancia los que, por ser de alguna forma recónditos, secretos, escondidos intencionalmente, puestos a salvo, no pueden ser comprobados públicamente, de modo que el pacto entre letor y testigo es de índole diversa y mucho más comprometido: responde a creer en otras racionalidades, otros sistemas de pensamiento, otras lenguas, otras formas de historia, al mismo tiempo que configura la disposición a colocar esas racionalidades en los aparatos culturales y mediáticos contemporáneos, como es el caso de inscribir esos textos-testimonios en el corpus/archivo y en algunos de los cánones corrientes de la literatura.
Rigoberta testifica: Nosotros, los indígenas, hemos ocultado nuestra identidad, hemos guardado nuestros secretos, por eso somos discriminados. Para nosotros es bastante difícil muchas veces decir algo que se relaciona con uno mismo porque uno sabe que tiene que ocultar esto hasta que garantice que va a seguir como una cultura indígena, que nadie nos puede quitar. (p. 41) Arguedas llama para bailar en su novela a los Zorros míticos, el de arriba y el de abajo, y esos personajes transitan por los Diarios y por el cuerpo del libro, dejando abierta la puerta del misterio: ¿quiénes son esos zorros, qué representan? Dice Cornejo Polar: los zorros cumplen con alegría su tarea de siglos de comunicar los pueblos de arriba y de abajo, la sierra y la costa, confiados en su poder y seguros de coincidir con el orden primordial del mundo: el tiempo, por eso, no tiene más que un sentido aleatorio y la realidad es sólo un dato contingente . Lo que se escribe no busca ratificar el sueño de la razão civilizadora occidental sino la mutante fluidez de racionalidades que no pretenden redactar una escritura (notarial) sino representar temporalidades, espacios y formas de pensar diferenciales.
Lo que no podemos permitir, nosotros, investigadores institucionales, es que esos textos pasen a engrosar, por la vampirización del otro, aquel «inmenso y meticuloso aparato documental (que) se torna un componente esencial del crecimiento del poder en las sociedades modernas» , que era la obsesión de Focault. Podemos trabajar, mejor, en pro de la reconstitución de la región - América Latina -, integrada en el diálogo de las diferencias que la conforman, comunicada extensamente con otras regiones del planeta, sin tener que pasar obligatoriamente por el filtro del centro, o sea, una especie de «regional por adición», reescribiendo a Roberto Schwartz.


Escrito por Memo às 08h43
[] [envie esta mensagem]



BIBLIOGRAFIA
ARGUEDAS, José María. El zorro de arriba y el zorro de abajo. Edición crítica. Ève-Marie Fell, corrd. Madrid; París; México; Buenos Aires; São Paulo; Rio de Janero; Lima: ALLCA XX, 1996.
BURGOS, Elizabeth. Me llamo Rigoberta Menchú y así me nació la conciencia. Madrid: siglo ventiuno, 1994. (1ª ed. 1985)
CASTILLO DURANTE, Daniel. De la noción de cultural studies a la de estudios de las prácticas culturales en lenguas romances. In: Fin de un siglo: las fronteras de la cultura. Rosario, Argentina, Homo Sapiens Ediciones, 1996.
CASTRO-GOMEZ, Santiago. Crítica de la razón latinoamericana. Barcelona, Pulvill Libros, S.LA., 1996
CORNEJO POLAR, Antonio. Un ensayo sobre «Los Zorros» de Arguedas. In: ARGUEDAS, José María. El zorro de arriba y el zorro de abajo. Edición crítica. Ève-Marie Fell, corrd. Madrid; París; México; Buenos Aires; São Paulo; Rio de Janero; Lima: ALLCA XX, 1996.
DERRIDA, Jacques. El monolingüismo del otro o la prótesis de origen. Traducción de Horacio Pons. Buenos Aires: Ediciones Manantial SRL, 1997.
DÍAS RUIZ, Ignacio. Literatura y biografía en José María Arguedas. México: Universide lad Nacional Autonoma de México, 1991.
GOMEZ MANGO, Edmundo. Todas las lenguas. Vida y muerte de la escritura en «Los Zorros» de Arguedas. In: ARGUEDAS, José María. El zorro de arriba y el zorro de abajo. Edición crítica. Ève-Marie Fell, corrd. Madrid; París; México; Buenos Aires; São Paulo; Rio de Janero; Lima: ALLCA XX, 1996.
HALL, Stuart. Minimal Selves. In: Identity: The Real Me. ICA Document 6. Londres: Institute for Contemporary Arts, 1987.
HALL, Stuart. Identidades culturales na pos-modernidade. Rio de Janero: DP&LA Ed.. 1997.
LACLAU, Ernesto. Emancipación y diferencia. Buenos Aires, Ariel, 1996.
LAURETIS, Teresa de. Madrid: Ediciones Cátedra, 1992.
MARTÍN-BARBERO, Jesús. De los medios la las mediaciones. Barcelona: Editorial Gustavo Gili, 1997.
MIGNOLO, Walter. «La Colonización del lenguaje y la memoria». Discursos sobre la “Invención”de América. ZAVALA, Iris (coord.) Amsterdam: Editorial Rodopi, 1992.
MIGNOLO, Walter. «Decires fuera de lugar: sujetos dicentes, roles sociales y formas de inscripción.» Revista Latinoamericana de Crítica Literaria. Lima/Berkeley, 41, 1995, pp. 9-31.
MIRANDE LA, Wander Melo. Corpos escritos. São Paulo: Editora de la Universidade de São Paulo; Belo Horizonte: Editora UFMG, 1992.
MORETTI, Franco. Modern Epic. The World System from Goethe to García Márquez. Citado in MORERAS, Alberto. Global Fragments: LA Second Latinamericanism. (inédito)


Escrito por Memo às 08h42
[] [envie esta mensagem]



FELIPE GUAMAN POMA DE AYALA



http://www.kb.dk/elib/mss/poma/ AQUI ENCONTRA-SE TUDO SOBRE GUAMAN

Felipe Guaman Poma de Ayala:
El primer nueva corónica y buen gobierno (1615/1616)
(København, Det Kongelige Bibliotek, GKS 2232 4°)










Escrito por Memo às 08h41
[] [envie esta mensagem]



GUAMAN POMA DE AYALA

CUJA IMENSA CARTA, COM DESENHOS ETNOGRÁFICOS E ARTÍSTICOS FICOU PERDIDA NOS ARQUIVOS DURANTE QUATRO SÉCULOS





Escrito por Memo às 08h28
[] [envie esta mensagem]




GUAMAN POMA DE AYALA

NOSSO PRIMEIRO ETNÓGRAFO E HEURISTA SOCIAL, CAPAZ DE ACREDITAR NO PODER DA PALAVRA E DO DESENHO PARA CJAMAR A UMA NOVA FORMA DE COMUNIDADE NA PIOR ÉPOCA DA CONQUISTA E MASSACRE DE AMÉRICA PELOS EUROPEUS









Escrito por Memo às 08h21
[] [envie esta mensagem]



Felipe Guamán Poma de Ayala



LA CRÓNICA MESTIZA DE POMA DE AYALA,
GRITO CONTRA LA ALIENACIÓN
FÍSICA Y ESPIRITUAL DE LOS ANDINOS


Manuel García Castellón
University of New Orleans

Richard Pietschmann, primer editor en Alemania de la obra de Sarmiento de Gamboa, fue también el descubridor de la Nueva Corónica y Buen Gobierno. El hallazgo tuvo lugar en 1908 en la Biblioteca Real de Copenhague. Se trata de un compacto manuscrito de 1179 páginas, extremadamente rico en ilustraciones (un tercio del total de la obra), publicado por primera vez en facsímil por el Institut Éthnologique de París en 1912. Su autor, un indio yarovilca llamado Guamán Poma de Ayala que dice ser de noble estirpe, lo destinaba a su "Inca," Felipe III. Celebra el advenimiento del cristianismo y la total unción del orbe a un monarca universal, que para él es el rey de Castilla. En su texto, un alegato contra el mal testimonio evangélico de encomenderos, frailes, funcionarios coloniales, etc., Guamán expresa las preocupaciones de orden social, económico, espiritual, etc. que afectan a la comunidad indígena bajo el dominio español. No se pone en cuestión la herencia dinástica (es decir, ve justo que el reino del fratricida Atahualpa haya pasado por justicia divina y providencialista al Habsburgo español), pero sí se recusa la presencia de los inicuos e injustos representantes del estado patronal. pero Porras Barrenechea supone que, en efecto, el manuscrito llegaría a la corte de Madrid, recibiría allí discreta o ninguna consideración y pronto sería olvidado hasta ser vendido con otros documentos curiosos al erudito Cornelius Pedersen, legatario de la corte de Copenhague en el Madrid del siglo XVIII (616).

En el prólogo, Pietschmann dice que la sola exaltación narcisista del autor "est le but réel de l'ouvrage," afirmación que parece emanar de una lectura única o superficial (xv). Porras Barrenechea, autor del primer estudio de cuantía sobre Guamán, tiene duros términos para quien se niega a aceptar el inevitable Perú mestizo del futuro; tilda su prosa de "galimatías" y sólo admite que Guamán sea autor de "una expresión curiosa de las civilizaciones primitivas de América" (1986, 616). Fue Juan Ossio en 1970 el primero en abordar la obra de Guamán con serios criterios antropológicos, descubriendo que, tras la abigarrada prosa, había una coherencia que ha de ser discernida en el diálogo bicultural. Acto seguido, Nathan Wachtel realiza lecturas estructuralistas que desacreditan juicios como los de Porras Barrenechea. Wachtel dice que Guamán y Garcilaso son la respuesta utopista y sincrética a la destructuración del mundo cultural andino (168). Por su parte, Rolena Adorno ha visto en la Nueva Corónica "la primera producción discursiva hispanoamericana" (1987, xviii); al mismo tiempo inicia los estudios iconográficos basándose en los trabajos de Ossio y Wachtel. Para Raquel Chang-Rodríguez, este tipo de crónicas representa el acceso a una doble oportunidad: la cultura europea "en su símbolo más ostensible, el arte de escribir," para rechazar desde allí las instituciones de dicha cultura cuando éstas no reemplazan con éxito el antiguo orden (40). Por su parte, Mercedes López Baralt dice que la obra de Guamán "integra la aportación europea a categorías conceptuales andinas" (141), e insiste en el carácter "subversivo" de esta literatura inspirada en la tratadística ético-religiosa de la época; también abunda en la teoría del diálogo intercultural. John Murra hace mención de la extraordinaria información textual e icónica de la Nueva Corónica, lo que la hace fuente antropológica única. Señala también que las categorías éticas de Guamán están en consonancia con "las más atrevidas mentes de su época" (1980, xiii), juicio que puede aparecer precipitado si no se explican actitudes al parecer racistas u opiniones extremas en materia jurídico-penal por parte del autor andino.

Escrito por Memo às 08h12
[] [envie esta mensagem]




El etnógrafo, de Jorge Luis Borges. Del libro ELOGIO DE LA SOMBRA, de 1969

El caso me lo refirieron en Texas, pero había acontecido en otro estado. Cuenta con un solo protagonista, salvo que en toda historia los protagonistas son miles, visibles e invisibles, vivos y muertos.
Se llamaba, creo, Fred Murdock. Era alto a la manera americana, ni rubio ni moreno, de perfil de hacha, de muy pocas palabras. Nada singular había en él. Naturalmente respetuoso, no descreía de los libros ni de quienes escriben los libros. Era suya esa edad en que el hombre no sabe aún quién es y está listo para entregarse a lo que le propone el azar. En la universidad le aconsejaron el estudio de las lenguas indígenas. Hay ritos esotéricos que perduran en ciertas tribus del oeste ; su profesor, un hombre entrado en años, le propuso que hiciera su habitación en una toldería, que observara los ritos y que descubriera el secreto que los brujos revelan al iniciado. A su vuelta, redactaría una tesis que las autoridades del instituto darían a la imprenta. Murdock aceptó con alacridad. Uno de sus mayores había muerto en las guerras de la frontera; esa antigua discordia de sus estirpes era un vínculo ahora.
Previó, sin duda, las dificultades que lo aguardaban; tenía que lograr que los hombres rojos lo aceptaran como a uno de los suyos.
Emprendió la larga aventura. Más de dos años habitó en la pradera, bajo toldos de cuero o a la intemperie. Se levantaba antes del alba, se acostaba al anochecer, llegó a soñar en un idioma que no era el de sus padres. Acostumbró su paladar a sabores ásperos, se cubrió con ropas extrañas, olvidó los amigos y la ciudad, llegó a pensar de una manera que su lógica rechazaba. Durante los primeros meses de aprendizaje tomaba notas sigilosas que rompería después, acaso para no despertar la suspicacia de los otros, acaso porque ya no las precisaba. Al término de un plazo prefijado por ciertos ejercicios, de índole moral y de índole física, el sacerdote le ordenó que fuera recordando sus sueños y que se los confiara al clarear el día. Comprobó que en las noches de luna llena soñaba con bisontes. Confió estos sueños repetidos a su maestro; éste acabó por revelarle su doctrina secreta. Una mañana, sin haberse despedido de nadie, Murdock se fue.
En la ciudad, sintió la nostalgia de aquellas tardes iniciales de la pradera en que había sentido, hace tiempo, la nostalgia de la ciudad. Se encaminó al despacho del profesor y le dijo que sabía el secreto y que había resuelto no publicarlo.
Jorge Luis Borges, El etnógrafo, Elogio de la sombra, 1969.


Escrito por Memo às 08h11
[] [envie esta mensagem]



DOSSIÊ VIOLÊNCIA CONTRA A MULHER
http://www.redesaude.org.br/dossies/html/dossieviolencia.html

Dossiê Violência Contra a Mulher

* Apresentação
* Créditos
* Conteúdo
o Panorama sobre a violência de gênero
+ Violência doméstica
+ Violência sexual
+ Violência institucional
o Violência: uma questão de saúde pública
o Direitos das mulheres
+ Marcos legais, convenções e acordos
+ Programas e outras iniciativas
o IV Conferência Mundial sobre a Mulher e Pequim+5
o Perguntas freqüentes
o Glossário
o Referências bibliográficas
o Mais informações




Escrito por Memo às 08h01
[] [envie esta mensagem]



DOSSIÊ VIOLÊNCIA CONTRA A MULHER
http://www.redesaude.org.br/dossies/html/dossieviolencia.html

Dossiê Violência Contra a Mulher

* Apresentação
* Créditos
* Conteúdo
o Panorama sobre a violência de gênero
+ Violência doméstica
+ Violência sexual
+ Violência institucional
o Violência: uma questão de saúde pública
o Direitos das mulheres
+ Marcos legais, convenções e acordos
+ Programas e outras iniciativas
o IV Conferência Mundial sobre a Mulher e Pequim+5
o Perguntas freqüentes
o Glossário
o Referências bibliográficas
o Mais informações




Escrito por Memo às 07h59
[] [envie esta mensagem]



DOSSIÊ VIOLÊNCIA CONTRA A MULHER
http://www.redesaude.org.br/dossies/html/dossieviolencia.html

Dossiê Violência Contra a Mulher

* Apresentação
* Créditos
* Conteúdo
o Panorama sobre a violência de gênero
+ Violência doméstica
+ Violência sexual
+ Violência institucional
o Violência: uma questão de saúde pública
o Direitos das mulheres
+ Marcos legais, convenções e acordos
+ Programas e outras iniciativas
o IV Conferência Mundial sobre a Mulher e Pequim+5
o Perguntas freqüentes
o Glossário
o Referências bibliográficas
o Mais informações




Escrito por Memo às 07h55
[] [envie esta mensagem]




Palabras del escritor Tomás Segovia al recibir el premio Juan Rulfo

En este siglo, los arraigados van a tener que contar muchísimo con los desarraigados. Hay posturas generales de mi tiempo con las que no he podido comulgar: la fe en las raíces, en las nacionalidades, en la identidad, en la bondad sin sombra de las comunidades".

La familia Rulfo, ofendida por otras declaraciones del escritor, protesta por la entrega de tan codiciado premio a este escritor, que ya ganó antes el Octavio Paz.

Contradicciones? Mafias literarias? Grupúsculos?

Como se consigue transparencia cuando hay tanto dinero por medio. Dón queda la literatura? COMPADRAZGO?

En el jurado los mexicanos Lucía Melgar y Christopher Domínguez, el británico Steven Boldy, el norteamericano Seymour Menton, la chilena Cecilia García Huidobro, el español Jorge Urrutia y la argentina Matilde Sánchez.



Escrito por Memo às 17h45
[] [envie esta mensagem]




[ ver mensagens anteriores ]